Vendedor constante, vendedor sonante

No se puede lograr nada duradero en este mundo sin la capacidad de ser constante. Una vez que entendamos esto y lo comencemos a aplicar, muchas cosas van a cambiar en nuestra vida.

Llevemos esto al plano de los negocios. Si tienes un negocio, da igual que sea pequeño, mediano o grande, lo que necesitas es vender, si vas a dedicarte al mundo de las ventas, entonces debes saber que vas a necesitar mucha dedicación y mucho esfuerzo para lograr tus objetivos. No estamos hablando solamente de dedicarse al comienzo de las actividad de tu negocio, sino hacerlo todos los días y mantenerte el pie en el acelerador todo el tiempo, el numero de clientes que visites es directamente proporcional al numero de ventas que consigas, luego puedes diseñar técnicas para aumentar el ratio visita/cliente conseguido, pero asegúrate de hacer las visitas suficientes.

Muchas veces contratamos un vendedor o nosotros mismos comenzamos a visitar unos días, hasta que dejamos de visitar y decimos, “bueno, ahora a esperar a las contestaciones de los presupuestos”; bien pues es un gran error, NUNCA debemos dejar de visitar, llamar, escribir a posibles nuevos clientes, para cosechar hay que sembrar y para no parar de cosechar no hay que dejar de sembrar.

Está demostrando que el vendedor que más vende es el vendedor que más visita.

La constancia es una cualidad que todo vendedor debe practicar y nunca olvides que tu eres el principal vendedor de tu negocio, sin ella no hay flujo constante de ventas, y sin un flujo constante de ventas no hay negocio, por eso yo dijo, vendedor constante, vendedor sonante.

La constancia es la clave para todo vendedor y eso es algo que todos debemos entender desde el principio, hay que visitar, hay que llamar, hay que escribir, hay que aconsejar, hay que ayudar… sin dejar de hacerlo nunca, el motor de nuestro negocio son las ventas y este debe de ser nuestro departamento más potente y debe de ser un departamento que nunca pare, que nunca se detenga.

Si quieres empezar un negocio despege, entonces debes hacerte la siguiente pregunta: ¿Estoy dispuesto a hacer las visitas necesarias, para hacer despegar mi negocio? ¿Estoy dispuesto a no dejar de visitar nunca?, sin pausas, y sin excusas? Si dices que sí, estas un paso más cerca de obtener la constancia que necesita todo vendedor y estas más cerca de cumplir tus objetivos.

Y es que un vendedor constante es un vendedor sonante.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.