Cuanto tiempo y dinero me habría ahorrado si alguien me hubiera  dado estos consejos la primera vez que emprendí:

  • Si puedes elegir entre vender productos o servicios, elige servicios y paquetizalos lo más posible.

 

  • Hay determinados tipos de clientes que te harán perder tiempo y el tiempo es dinero, establece tus propias normas para detectarlos y descartarlos rápidamente, en el siguiente post te diré las normas que he aprendido para descartar clientes después de más de 20 años llevando mi propio negocio y conocer todo tipo de personas.

 

  • Si tú producto o servicio no se entiende en una frase, ¡cambia el mensaje YA! Porque sino lo que estas haciendo es formar al cliente y formar al cliente es demasiado caro.

 

  • La gente miente acerca de cómo le va. He visto a decena de empresas de todos los tamaños y colores quebrar meses o semanas después de oírles alardear de sus éxitos.

 

  • Por lo general la gente que trabaja en una empresa no sabe cómo funciona. Cuando prospectes o diagnostiques, no tengas demasiado en cuenta cualquier información que no haya salido de la boca del jefe, y si sale de la boca del jefe, ponla en cuarentena.

 

  • No negocie tus precios, no hay nada que produzca mayor desconfianza. Además, los clientes que negocian precios son los peores clientes, te lo aseguro.

 

  • No aceptes a clientes que exigen modificar tus condiciones; te van a traer problemas.

 

  • Si has recibido un email que te cabrea, deja pasar tres días antes de contestar. Pasado ese tiempo lo veras diferente y tu respuesta será más adecuada.

 

  • Cuando recibas un email que sea una estupidez, no contestes, haciéndolo estás legitimando el disparate, dando alas al estúpido y perdiendo tu activo más valioso, tu tiempo.

 

  • Las primeras veces que me contrató una gran empresa me dio vértigo. Infeliz de mí, pensaba que contarían con un proceso de trabajo y unas exigencias de calidad difíciles de cumplir. Teme, pero por el tiempo que te harán perder. Las grandes empresas son las más caóticas e improductivas.

 

  • Tómate el tiempo que sea necesario antes de constituir. Piensa bien la forma jurídica con la que vas a emprender, porque según el tipo de emprendimiento y tu situación personal es mejor unas que otras. Las prisas suelen estar injustificadas y suelen tener consecuencias.

 

  • No hay mejor estudio de mercado que lanzar un producto, por verde que esté.

 

  • Testea el mercado de la manera más rápida y barata posible. Elimina todo lo que no sea imprescindible. Sé despiadado, pero no te atasques en esta parte, a veces perdemos mucho tiempo y energía en testear el producto hasta que esté totalmente terminado y dilatamos este proceso hasta límites inaceptables, es mucho mejor una unidad básica de nuestro producto o servicio y lanzarla al mercado y así saber si es viable o no lo es.

 

  • En los negocios hay que buscar un producto para un mercado y no al revés.

 

  • ¡Di el precio! No tengas miedo de hablar de precios, vendas lo que vendas.

 

  • La innovación, mejor en pequeñas dosis. Es muy caro y difícil vender innovación.

 

  • Los clientes son más duros de convencer de lo que te puedas imaginar, por muy chulo que creas que es lo que sea lo que vendas.

 

  • En realidad el precio casi nunca es la característica más importante en la decisión de compra del cliente, es solo una de ellas.

 

  • Haz todo pensando en un cliente que no sepa absolutamente nada, hay muchos de esos.

 

  • Procedimenta todos los procesos de tu empresa desde el día 1, trabaja como si fueras una gran empresa, aunque la empresa solo la formes tu, dentro de tu cabeza y en tu forma de trabajar, trabaja cada vez como si fueras un departamento diferente con sus funciones, comercial, administración etc., cuando crezcas y tengas que delegar, lo agradecerás.

 

  • Una época de gran crecimiento o adquirir un par de clientes grandes que vienen de repente, te puede hacer contratar a personas que luego no puedes despedir , No contrates hasta que no duela, eso te obliga a optimizar procesos hasta extremos que no que no podías imaginar que fuera posible.

 

  • Los amigos pueden ser o te pueden traer clientes, aprovéchalo, pero si puedes intenta no ser tu quien trabaje directamente con ellos.

 

  • Sé serio y formal. Si ofreces la calidad y cumples con las fechas de entrega que prometes estarás por encima del 98% de tu competencia.

 

  • Delega tanto como sea posible, sé despiadado.

 

  • No te estreses lo más mínimo por los errores, son parte inseparable del proceso.

 

  • Despedir a un mal cliente a tiempo es una gran ganancia.

 

  • NUNCA trabajes gratis.

 

  • Calcula tus costes con rigurosidad y realismo, sobre todo el de captación de cliente.

 

  • Requiere menos esfuerzo obtener dinero captando clientes que solicitando subvenciones, no comiences un negocio cuya premisa para ser rentable sea una subvención es el camino más corto a la quiebra, he visto empresas de este tipo quebrar por que la subvención llego cuando la empresa ya estaba cerrada y el importe de la misma solo cubrió una parte de las deudas.

 

  • Los planes de negocio no sirven para nada. Lo único útil es la estrategia de ventas.

 

  • Las áreas más importantes de una empresa, en orden, son: Ventas, Producto y Gestión.

 

  • No ofrezcas opciones al cliente, las opciones paralizan la decisión.

 

  • Si eres más caro que la competencia no seas sólo un poco más caro.

 

  • Reduce tu oferta de productos o servicios. Cuanto menor sea tu variedad menor serán tus costes, más experto serás en tu área y más ventas conseguirás.

 

  • En áreas ajenas a tu especialización sigue la opinión de otros expertos, no impongas tu criterio.

 

  • Habrá personas que te repetirán preguntas con la esperanza de que cambies tu respuesta. No lo hagas.

 

  • El texto es más importante que el diseño (en la publicidad, en una web, …). Casi ningún adulto tiene criterio para juzgar un buen diseño.

 

  • Habla simple, incluso con profesionales. La mayoría de los comerciales y clientes utilizan vocabulario que desconocen. Si consigues que te entiendan mejor que a tu competencia habrás ganado un cliente.

 

  • En una conversación con un cliente, cuanto más escuches, mejor. Utiliza tu palabra casi únicamente para reconducir la conversación cuando se aleje de la venta.

 

  • No hagas algo porque lo hagan la mayoría.

 

  • La competencia también se equivoca, y mucho.

 

  • Evita hacer negocios con tontos, más pronto que tarde pensarán que les quieres engañar.

 

  • No te desesperes por atender clientes, está bien que vean que estás ocupado.

 

  • En ciertos momentos puede ser mejor rechazar clientes que contratar más gente.

 

  • Se egoísta con tu tiempo.

 

  • Si vendes servicios, paquetiza. Evita todo lo que funcione bajo presupuesto. Elaborar presupuestos es una de las cosas más caras que hay.

 

  • Es mejor acertar que equivocarse, pero cuidado, si aciertas mucho te creerás en posesión de la verdad y cuando dice la película, más dura será la caída, mis mayores caídas siempre han venido por errores míos cometidos después de rachas de gran éxito.

 

  • Como norma general al principio tenemos pocos recursos, en ese caso, el único objetivo de la publicidad debe ser conseguir ventas.

 

  • Conoce a toda la gente que puedas, ve a eventos y cursos. Los negocios se hacen conociendo a gente, hablando con gente y estando con gente.

 

  • Los clientes que más dinero dicen tener no tienen ni un duro, sólo lo dicen para excusarse. Los clientes que de primeras dicen no tener dinero ya están convencidos de que van a comprar. Los negocios son como una partida de póquer.

 

  • Cuando tus tarifas son acordes a la calidad de tu producto o servicio, los clientes que eligen otra opción más barata vuelven.